Un tío del niño explicó en Noticias Caracol que le estaba bañando el cuello, por lo que el menor tenía la cara levantada; notó que estaba sangrando y no entendía por qué. 

Ante la alerta, la familia trasladó al pequeño de 3 años a un centro médico cercano al barrio Ospina Pérez, de Cúcuta —donde se presentó el hecho—, y ahí dijeron que el menor tenía una herida “superficial“.

“Acudimos a la unidad básica de Comuneros, la más cercana. La doctora lo valora y determina que el niño no tiene nada, que es algo superficial, que se encuentra bien y simplemente procede a tomarle un punto, a ponerle una curita y ya, le dieron el alta. Fueron 10 minutos“, aseguró el tío al medio.

Un día después al niño se le inflamó la cara y sentía mucho dolor en un oído, por lo que la familia decide ir a la clínica La Merced, donde le hacen estudios y determinan que lo hirió una bala perdida.

“Hicimos exámenes de rayos X y tiene un proyectil grandísimo en la cabecita”, indicó el familiar.

El menor fue sometido a cirugía y se espera su evolución. Mientras, las autoridades abrieron una investigación para determinar qué situación provocó esta herida.

La Policía indicó que ya hay versiones de lo que pudo suceder, que están siendo analizadas.