Chávez le contó a El Tiempo que las pruebas médicas que le hicieron a la niña después de que fue encontrada evidencian que no sufrió “ningún abuso carnal” y que no fue drogada por las personas que la tenían en su poder.

Sin embargo, el padre de la menor de edad dice que María Paula si corrió peligro y que las personas con las que ella estaba se asustaron al ver la difusión que tuvo el caso. Por eso la terminaron dejando en el CAI del Samper Mendoza, en el centro de Bogotá.


Además, el padre de familia cuenta que María Paula no se acuerda ni de sus nombres ni de los lugares que recorrió durante su desaparición, y agrega que está seguro de que a las personas que estuvieron involucradas en el caso ella las conoció en las redes sociales.

Más control para evitar desapariciones de niños en Bogotá

Convencido de que su hija estuvo influenciada por desconocidos con los que estableció contacto en internet, Jorge Hernán Chávez les pidió a los padres de familia tener mayor cuidado con las redes sociales.

Aseguró que con los medios tecnológicos se abren las puertas “a cualquier tipo de personas con infinidad de propósitos”.

De hecho, Martín Chávez, tío de María Paula, le había contado a Pulzo que a la pequeña le habían quitado el celular en su casa por algunos problemas académicos que había tenido este año.

El familiar de la menor había revelado que ella se llevó su computador cuando desapareció y que el rastreo de ese artefacto era una pista fundamental para el hallazgo de la niña.