Sucedió en Valledupar, donde Astrid Orozco le preparó a su hija el contenido del sobre que le vendieron, que decía “soda”, como se le conoce al bicarbonato en la capital cesarense, informó Noticias Caracol.

Linda, la niña, comenzó a convulsionar después de tomarlo y fue cuando la mujer intentó probar un poco, percatándose de que le dormía la lengua al probarlo, prosigue el informativo.

El noticiero también indica que la pequeña pasó 6 días hospitalizada en la Clínica Santo Tomás de Valledupar antes de morir por la intoxicación que la sustancia le causó.

Gabriel Castillo, director del ICBF en el Cesar, dijo que las autoridades ya investigan el caso y buscan establecer responsabilidades.

Aunque El Tiempo señala que un análisis halló rastros de cocaína en el cadáver, una fuente de Bienestar Familiar dijo a El Heraldo que todavía no está confirmado que lo que la menor consumió fuera eso.

La tienda donde Linda habría conseguido la sustancia permanece cerrada después de ser allanada, pero la clave para establecer qué sucedió realmente sería el dictamen de Medicina Legal, concluyen ambos medios.