La menor falleció el pasado 25 de marzo en el hospital Susana López, en Popayán (Cauca), y en ese momento desde la secretaría de Salud de esa ciudad se dijo que la paciente presentaba síntomas similares a los del coronavirus, y que el diagnóstico fue de “neumonía grave e insuficiencia respiratoria”.

Además, de acuerdo con un comunicado, se dijo que la gemela de esta paciente también estaba hospitalizada luego de dar positivo para COVID-19, pero que la menor en mención había dado negativo en los análisis.

No obstante, el secretario de Salud, Óscar Ospina, dijo, citado por Noticias Caracol, que “la muerte de esta niña ocurrió porque el nexo epidemiológico con su gemela, que resultó positivo, pues nos hace relacionarlos y de esa manera se concluye por el Instituto Nacional de Salud esto”.

Ospina incluyó este caso entre los 12 positivos que hay en la capital del Cauca.

Hay que aclarar que en el primer reporte de la muerte de la pequeña se explicó que al nacer “estuvo hospitalizada 40 días” por una dificultad respiratoria, y que los médicos hallaron un “defecto cardiaco en la aurícula izquierda y atresia de vías biliares, compatibles con síndrome de Alagille”.

Sobre esta enfermedad, Blu Radio dio a conocer que es genética y que afecta directamente al hígado y el corazón, y que sus síntomas empiezan a ser evidentes desde la infancia.

“Impide el correcto tránsito de la bilis para la digestión del hígado al intestino delgado, generando acumulación de bilis en el hígado”, explicación que la emisora atribuye a autoridades de salud.

En cuanto a la gemela portadora del virus, La F.M. da un parte alentador según el cual ya fue dada de alta del hospital y su recuperación se lleva en casa.