La docente, de 39 años, tuvo un bajonazo de defensas y comenzó a tener un cuadro de fiebre, por lo que alertó a los médicos en Riohacha, a donde había sido trasladada para ser atendida, informó Caracol Radio.

Ante la sospecha de que tuviera coronavirus, Ibeth fue remitida a un centro médico de Barranquilla y sometida a una prueba, la cual arrojó resultados luego de su muerte, registrada el pasado 23 de abril, indicó el diario La Libertad.

Ubeimar Diosa, hermano de la profesora, le contó a ese medio que la Secretaría de Salud de Barranquilla ordenó la cremación de la docente antes de que se conociera el resultado de la prueba, que resultó negativa.

El hombre añadió al mismo periódico que si bien su familia pidió esperar los resultados antes de que se tomara una decisión con respecto a su cremación, la Secretaría no aceptó.

De acuerdo con su relato, al final, la Secretaría tuvo que disculparse con la familia de Ibeth, quien en realidad murió por un cáncer que padecía (ninguno de los medios citados especificó de qué tipo era).