Creyendo en la versión de la mujer que hizo la denuncia, una persona del círculo cercano de la supuesta víctima dijo que una señora llegó a la casa de la mujer para “una supuesta brigada de salud”. 

Según el relato, la presunta embarazada dijo que se negó a atenderla y cuando fue a cerrar la puerta “un hombre encapuchado la empujó y le aplicaron algo en el brazo”.

La supuesta víctima, de 32 años de edad, fue atendida posteriormente en el Hospital de Kennedy.

Sin embargo, después de la denuncia, el secretario de Seguridad, Hugo Acero, dijo que la Secretaría de Salud le practicó exámenes de sangre a la mujer, que demostraron que mintió sobre su estado.

El funcionario dijo en rueda de prensa en la noche de este lunes que la mujer, que denunció estar embarazada y que le habían robado a su bebé, necesita ayuda desde el punto de vista psicológico.

Nota del editor: ante la falsa denuncia, esta nota fue editada y actualizada con la versión del secretario de Seguridad, Hugo Acero, en la que desmiente que la mujer haya estado embarazada y que su supuesto bebé fuera robado.