De acuerdo con la entidad, el animal fue amarrado a un árbol y fue apedreado hasta morir.

Por su parte, El Tiempo asegura que la responsable de este hecho es una mujer que, mientras cometía la agresión, decía que se estaba defendiendo de las brujas.

A pesar de que los vecinos llamaron a la Policía, los agentes no pudieron llegar a tiempo y salvar el ave. Por ahora, se desconoce la identidad de la agresora, agregó el mismo medio.

La autoridad ambiental indicó que la comunidad de esta región considera a estos animales de mal presagio y les atribuyen características asociadas a la muerte y a lo sobrenatural.

Debido a esa creencia, estas aves han sufrido envenenamiento, destrucción del hábitat natural y aniquilación en algunas regiones del país, indicó la corporación.

Según los registros del Centro de Atención y Valoración de Fauna Silvestre (CAVFS), en Magdalena, entre 2015 y 2019, han sido atendidas 29 lechuzas por afectaciones a su cuerpo, agregó la entidad.

Ante este panorama, la corporación aclaró que los búhos ni las lechuzas representan un mal presagio e indicó que son fundamentales para el equilibrio de los ecosistemas porque actúan como controladores de plagas.