Soto llevaba 9 días desaparecida luego de que saliera de su vivienda, en Cali, a cumplir una cita con su exesposo John Alexander Zamora, el hombre con el que tenía cuatro hijos y que supuestamente le iba a dar un dinero, informó Noticias Caracol.

“Después de que vinieron a hacer el reportaje (Caracol), que ya empezó a salir todo a la luz pública, llaman de allá de la Fiscalía a decir que Lady Johana Soto ya se podía presentar”, contó en el noticiero Ana Milena Soto, hermana de la víctima.

El informativo conoció que Soto interpuso “tres denuncias por violencia intrafamiliar y amenazas de su expareja”, y un documento en el que la Fiscalía ordenaba a la Policía brindar medidas de protección a la mujer, desde enero de este año.

Pero el coronel Miguel Ángel Botía, subcomandante de Policía de Cali, dijo a ese medio que la institución “actuó” para brindarle protección, pero que al visitar la dirección que dio la Fiscalía, supuestamente, “los vecinos manifestaron que ahí vivía un hermano, que ella no permanecía”.

Caracol también reveló que el organismo acusador envió una orden a la EPS a la que Soto estaba afiliada para que, por ley, la protegiera, pero que desde Coosalud respondieron que la Fiscalía no radicó ese documento.

Ahora, dice, fuentes del organismo “manifiestan que el documento debió radicarlo la propia Leidy Johana Soto”.

Pero mientras las autoridades le hacen el quite a la responsabilidad del caso, la familia de la mujer vive un drama por los hijos que quedaron huérfanos y porque no se sabe del paradero del principal sospechoso.

“Este señor huye y nadie nos da una pista. No sabemos nada de este cobarde, y la Policía dice que está trabajando en el caso”, aseguró Marly Soto, hermana de la víctima, al noticiero 90 Minutos.

Ahí mismo, el coronel Botía explicó que está a la espera del dictamen de Medicina Legal y de la orden de captura para detener al señalado agresor.

Este es el informe completo de Noticias Caracol: