Es decir que se revisará, actualizará e implementará un nuevo modelo de otorgamiento, renovación y recategorización de licencias de conducción para todo tipo de vehículo.

El objetivo es que el país tenga en las vías conductores idóneos y capacitados a la hora de conducir un vehículo, señalaron el Ministerio de Transporte y la Agencia Nacional de Seguridad Vial (ANSV).

Estas entidades seguirán recomendaciones internacionales para que los aspirantes a obtener este documento certifiquen, a través de pruebas, su dominio sobre el vehículo antes de circular en vías abiertas al tránsito, con el objetivo de demostrar que no constituyen un riesgo para sí mismos, ni para los demás actores del tránsito.

Una de las cosas en la que más se insistió es que en 2018, en promedio, “cada media hora se atendió un siniestro vial ocasionado por una persona con menos de un año de experiencia como conductor”, y por eso se implementará una nueva norma para expedir los pases.

Esta evaluación se hizo luego de que el año pasado fallecieran 455 personas que no habían cumplido los 12 meses con su licencia, otras 160.000 fueran sorprendidas por las autoridades conduciendo un vehículo sin pase y alrededor de 7.000 portaran un documento falso, explicó Luis Lota, director de la ANSV; y puntualizó:

“Debemos tener la conciencia de que tenemos un vehículo que si no lo sabemos manejar bien, podemos estar afectándonos y afectando la vida de los demás”.

El funcionario también señaló que en el PND se pensará en un nuevo plan de seguridad vial al año 2030 que incluirá la forma de formar mejor a los conductores.

Estas nuevas condiciones las determinará un equipo interdisciplinario de la estructurar la propuesta definitiva que permitirá “optimizar el proceso de licenciamiento para los conductores en todas las categorías, buscando que este nuevo modelo no tenga un impacto sobre los usuarios”.