Los detalles de este lamentable caso los dio a conocer la secretaria de Salud de la ciudad, Tanya Lucero Cortés, que en diálogo con Noticias Caracol dijo que en un principio la mujer fue atendida en aislamiento, pero que finalmente se hizo necesario trasladarla a un hospital.

Cortés dio a conocer que a diferencia del esposo, un guardia del Inpec que trabaja en la cárcel de la ciudad, “ella sí empieza a tener complicaciones de salud”, pero que lo más extraño del caso es que la víctima no tenía antecedentes de enfermedades.

“Realmente, al ser una mujer joven, inicialmente no tenemos reporte de alguna comorbilidad o enfermedad de base”, aseguró la funcionaria en el noticiero, y afirmó que la joven se había retirado de su trabajo.

“Lo de la chica lo conocemos como un contacto estrecho, esposa de un positivo, y la epidemióloga nos informa que es una auxiliar de enfermería, pero ella no estaba laborando en este momento”, agregó.

El medio local Villavo al Revés había dicho, el día del deceso, que el motivo del retiro fue porque la mujer quería continuar con sus estudios de enfermería a nivel profesional, y confirmó que el deceso se produjo en la Clínica Primavera.

Un dato adicional que entregó ese medio es que la joven tenía una hija pequeña y muchos anhelos de superación.

Esta situación es el reflejo de la crisis carcelaria que se vive en este momento en Villavicencio por cuenta de la pandemia, pues según dijo Cortés, en el informativo, hasta el momento van “459 internos y 43 funcionarios que están con COVID positivo”.

Además, 29 personas que han tenido contacto con los guardianes también arrojaron positivo en las pruebas.