La firma, encargada de la mayor parte del proyecto de megacolegios en el país, culpó al Fondo de Financiamiento de la Infraestructura Educativa del Ministerio de Educación (FFIE) por los retrasos en las obras, registró Noticias Caracol.

La compañía aseguró que la razón por la que no se han llevado a cabo las obras de más de 30.000 aulas, que tenían que ser entregadas en 2018, es que los puntos de inicio que tenía que avalar el FFIE nunca se entregaron, destacó el noticiero.

En ese sentido, la multinacional, a través de una carta enviada al FFIE, dijo que sí ha cumplido con todos los puntos contractuales para iniciar las obras.

En la misiva, agregan que el FFIE no ha entregado los puntos porque, al parecer, el Gobierno actual no está de acuerdo con las contrataciones que se hicieron la administración de Juan Manuel Santos.

“Cuando decidimos hacer parte del proceso, entendimos que este era un compromiso del Estado colombiano y no con el Gobierno de turno”, se puede leer en un parte de la carta.

Según detalla La W, José Ignacio Leiva, abogado de Mota-Engil, confirmó que ya existe una demanda contra el FFIE porque la nueva administración “cambió la metodología de calificación de manera ilegal”.

La emisora dijo que el abogado advirtió que, si el 2 de octubre el FFIE no responde a una convocatoria de acuerdo directo, la firma demandará al Estado por incumplimientos en el proyecto de aulas rurales.