El funcionario se refirió al tema en el programa ‘Prevención y acción’, luego de que se conociera una carta en la que la Contraloría General de la Nación le pide explicaciones sobre el proceso de compra de vacunas contra la COVID-19.

El ministro de Salud dijo que esa información no puede ser revelada porque las empresas que venden las vacunas exigen confidencialidad a todos los países que quieran negociar.

“Hasta la vacuna rusa exige un acuerdo de confidencialidad. Bajo esos acuerdos, el país se compromete a no revelar información de los convenios, contratos, cantidades, ni condiciones de las vacunas. Esto no es solo para Colombia”, aseguró Ruiz.

El jefe del Ministerio de Salud aseguró que las naciones que no se acojan a esos términos, no podrán acceder a las dosis contra la COVID-19 de la empresa con la que esté negociando.

Advirtió que si un país viola el acuerdo de confidencialidad y entrega la información “está sujeto a las sanciones o a la posibilidad de que se le corte el suministro de la vacuna”.

Por lo mismo, Ruiz dijo que todas las instancias del país, “públicas y privadas”, deben entender que es un tema “sensible” que puede poner en riesgo el acceso de Colombia a la vacuna contra la COVID-19.

La ley, además, permite que los funcionarios no entreguen toda la información de contratos y convenios cuando hay “secreto industrial o comercial” y cuando hay una amenaza a la salud pública, argumentó Ruiz.

“De tal manera que nosotros, como funcionarios públicos, no estamos cometiendo un acto ilegal, sino que al contrario, estamos protegiendo al país“, concluyó, como se escucha en el siguiente video (a partir del minuto 25).

Y es que además de la Contraloría, políticos como Jorge Enrique Robledo también han insistido en que se revele los contratos para comprar las vacunas.

Incluso, desde la Federación Médica Colombiana y el Federación de Sindicatos Médicos manifestaron, en CM&, que no había transparencia con los procesos de contratación, porque la información no era pública.