En su testimonio, emitido en Noticias Caracol del mediodía del sábado, Usme explicó que su drama comenzó el 22 de marzo, cuando atendió el primer caso de COVID-19 en el crucero en el que trabajaba, y donde, según él, el 70 % de personas resultaron contagiadas.

Él se enfermó el primero de abril y completa 60 días luchando contra la enfermedad y aislado, aunque ya superó la peor parte, que fueron 15 días hospitalizado por complicaciones. 

Según le contó al informativo, lo que lo tiene con vida ha sido su amor a Dios, que ha agradecido durante todo este proceso orando con ayuda de YouTube.

“Llegué inmediatamente al hospital con todos los protocolos de salud. Entré a un pabellón destinado para personas con COVID-19 y estoy asilado en una habitación”, le dijo al médico al informativo, sobre su regreso a Colombia, al Hospital San Vicente Fundación de Rionegro, en Antioquia. 

Usme deberá realizarse dos pruebas más para poder cantar victoria, si por fin recibe resultados negativos.