De acuerdo con el Distrito, las estaciones de Transmilenio de la troncal Américas tendrán estrictos protocolos de seguridad sanitaria y de control de ingreso para contener la propagación del virus debido a los más de 2.400 casos reportados en Kennedy. “Esta localidad representa el 30 % de todos los contagios en Bogotá”, dijo la alcaldesa Claudia López.

Hasta el 14 de junio los habitantes de Kennedy, según el anuncio de la alcaldesa, solo podrán salir de sus casas a adquirir alimentos, productos farmacéuticos, de salud y de primera necesidad; además, como se declaró cuarentena total, solamente estará autorizada una persona por núcleo familiar para estas actividades.

López indicó que tuvo diálogos con el Ministerio de Defensa para reforzar la presencia de la Policía y el Ejército en esta localidad, con el fin de controlar el ingreso y salida de las personas por las principales vías durante los 14 días de cerco epidemiológico.  

“Si en algún momento tenemos que declarar toque de queda, que no estamos empezando por ahí porque creemos que con el control de la Policía, de la Secretaría de Salud, del Ejército y de la conciencia es ciudadana es suficiente, pero si en algún momento en necesario decretar el toque de queda, lo hacemos”, enfatizó la mandataria de la capital del país.

Sobre Corabastos, la alcaldesa mencionó que esta central va a tener un corredor de ingreso y salida controlada y que no se permitirá ningún tipo de venta ambulante –ni en Corabastos, ni en ninguna parte de Kennedy- ya que es un gran riesgo para ellos y sus familias.

“Corabastos no se puede cerrar totalmente, es una central de abastos de buena parte del país. Podemos hacer cierres de bodegas y disminución de personal. Una familia no podrá ir a mercar allá, esto es una central mayorista, no minorista”, agregó Claudia López.