La sospechosa actitud del conductor en horas de la noche coincide con la también sospechosa apariencia del vehículo, una camioneta Toyota Hilux con vidrios polarizados.

Tal vez por eso, porque actuaba bajo la impunidad que cree que le brindan la oscuridad de la noche y de los vidrios oscuros, el sujeto, además de ir a alta velocidad, circula por la berma.

De esa manera, supera automóviles, camiones, buses por la vía de doble calzada, que no es suficiente para él.

Por momentos, el velocímetro de la moto que lo persigue para grabarlo marca los 87 kilómetros por hora.

A esa velocidad, el irresponsable conductor se mueve de un lado a otro buscando el más pequeño resquicio entre los vehículos para meterse por ahí.

Este es el video: