Varios encapuchados habían bloqueado la avenida Boyacá, a la altura de la calle 13, en sentido sur-norte, con varios obstáculos para separar la vía.

Entre los objetos estaba una llanta a la que algunos vándalos le prendieron fuego para impedir el paso de los vehículos que transitaban por allí.

Minutos después, Gómez llegó a la escena y les dijo a los manifestante que esas acciones podrían “poner en riesgo la vida de cualquier ciudadano que va en su vehículo”. 

Así pues, cuando la llanta aún estaba encendida, el funcionario optó por retirarla personalmente. De fondo, Gómez tenía la presión de varios encapuchados que le gritaban que se fuera, mientras le decían “uribista”.

Gómez, que parecía hecho de teflón, ignoró los gritos de la turba y se dispuso a quitar, él mismo, con sus pies, la llanta ardiendo.

“Eso [la llanta] no se puede correr; eso está muy caliente. ¡Se va a quemar! En serio que se va a quemar”, le dijo uno de los encapuchados.

“Si él lo corre, es aceptable, porque él va a poner las manos ahí. Nadie lo va a correr, eso está muy caliente”, agregó otro.

Testigos del hecho dicen que hubo quienes le echaron más gasolina a la llanta mientras el funcionario la estaba quitando.

Después de retirar el neumático, el secretario también se dispuso a quitar los demás obstáculos, mientras soportaba las burlas de los vándalos.

“En su hijue$#%& vida ha tenido que cargar ni mierda. La primera vez y tienen que ayudarle”, dijo otro de los que estaban allí.

Este es el video de Gómez quitando los obstáculos que bloqueaban la vía:

Noticia en desarrollo…