Eso significa que el confeso violador, alias ‘la Bestia’, tiene dos tipos de cáncer: en la piel y en la sangre; además de una “condición anémica marcada y agresiva”, indicó El Pilón.

Como en días pasados ya se le había detectado la leucemia, en esta ocasión, el médico internista William Restrepo detalló el nuevo hallazgo desde la capital del Cesar:

“En la cara, el lunar que tiene del lado izquierdo se le transformó en uno canceroso que le invadió el parpado y tiene comprometida parte de la órbita del ojo; o sea que es un tumor que va a producir un daño importante si no se definen unas medidas, o si no muere antes”.

Garavito también “registra retención de líquidos o edemas desde la cabeza hasta los pies, al igual que insuficiencia cardíaca por anemia progresiva”, le dijo otro doctor a El Heraldo.

Para esto, Garavito está siendo sometido a más exámenes y a transfusiones de sangre, aunque la leucemia —que padece hace por lo menos un año— es una patología que es de “evolución incierta” en los adultos, y por eso “se pueden realizar algunos tratamientos para modificar la condición clínica, pero no para curarla”, detalló Restrepo.

El otro doctor añadió que el tiempo de vida que le quede “va a depender de cuánto sea su reserva corporal en general” y le explicó al medio barranquillero que la leucemia afecta cada vez más órganos hasta que el deterioro lleva a la muerte. Los dos coincidieron en que los tratamientos podrían darle más tiempo de vida, pero de todas maneras va a morir.

Desde el pasado 10 de marzo, Garavito está hospitalizado y custodiado por varios guardias del Inpec.

‘La Bestia’ o ‘el monstruo de Génova’, como se le conoció, fue capturado el 22 de abril de 1999 en zona rural de Villavicencio y cumple una condena de 40 años de prisión por los delitos de acceso carnal violento, actos sexuales violentos y homicidio de más de 200 víctimas entre los 6 y 16 años.

Garavito lleva 21 años recluido en la cárcel de máxima seguridad ‘la Tramacúa’, donde también han estado otros peligrosos criminales como Rafael Uribe Noguera y Javier Velasco, asesinos y violadores de Yuliana Samboní y Rosa Elvira Cely, respectivamente.

En ese lugar también estuvo Jhon Jairo Velásquez Vásquez, alias ‘Popeye’, otrora jefe de sicarios de Pablo Escobar en el extinto cartel de Medellín que murió en febrero pasado.