Garzón, que fue alcalde entre el 2004 y el 2008, afirma que una de sus principales políticas es no seguir retrasando proyectos claves como la ciudad. Es decir, que si se adjudica el Metro y la troncal de Transmilenio por la carrera Séptima, sacará adelante las obras, indicó Semana.

“Mal haría con decir que la troncal por la Séptima no se hace. Pues se hace porque, entre otras, queda la 32 mocha. Pero sin diesel, con otro tipo de buses y otro tipo de actitud con relación a la participación de la gente”.

En la presentación de su campaña, dijo que aspira conseguir 80.000 firmas porque no tiene “plata para hacer gran ostentación de firmas”. Esa meta deberá cumplirla antes del próximo 27 de julio.

El ahora candidato explicó que con el nombre del movimiento buscará una ciudad amable que se olvide de las agresiones y las confrontaciones, pero sin negar las críticas.

Según Noticias Caracol, Garzón tomó la decisión porque varios sectores le insistieron que volviera a tomar las riendas de la capital, mientras Semana asegura que contará con el apoyo del movimiento En Marcha, creado por exministros de Juan Manuel Santos y que son disidentes del liberalismo.

El noticiero también indicó que el objetivo de Garzón es un pacto de Estado para sacar adelante una ciudad que se adapte a las nuevas tecnologías y desarrollar programas sociales, de seguridad y política ambiental. Por eso, no estaría muy de acuerdo es con los proyectos urbanísiticos inmediaciones a la reserva Thomas Van der Hammen.

Pese a que dijo que no está “convocando partidos” si no “ciudadanos alrededor de una política que permita que se sientan presionados los partidos y los demás, de decir cambien de actitud”, se mostró abierto a una posible coalición con diferentes sectores.

Con la candidatura de Garzón, son 11 los aspirantes que están en la carrera por suceder a Enrique Peñalosa en el cargo, entre los que están Claudia López, Antonio Navarro, Jorge Rojas, Celio Nieves, Hollman Morris, Ángela Garzón y Miguel Uribe.