Este lunes se confirmó que Lucas Villa tiene muerte cerebral y la noticia volvió a movilizar a miles de colombianos en las redes sociales. A propósito de las numerosas publicaciones que se hicieron homenajeándolo, el medio de comunicación Cuestión Pública estableció cuáles eran los planes que tenía el universitario de 37 años, que quedaron frustrados en el último tiempo.

Un familiar de Villa le contó a ese portal investigativo que Lucas estaba alistando desde hace meses toda la documentación necesaria para emigrar a España y reencontrarse con su esposa en ese país. Sin embargo, de acuerdo con el testimonio del familiar, la pandemia hizo que el pereirano tuviera que postergar varias veces ese viaje a Europa.

Una tía que también habló con Cuestión Pública confirmó el triste diagnóstico médico de la muerte cerebral de su sobrino y señaló: “Estamos esperando que su corazón se apague”. (Vea también: ¿Qué es muerte cerebral? Diagnóstico que dieron a Lucas Villa, joven herido en paro)

El gerente del Hospital San Jorge de Pereira, en el que Villa está internado desde el pasado 5 de mayo, informó a la opinión pública que, ya diagnosticada la muerte cerebral,  lo único que queda es esperar que “su corazón deje de latir” y que eso era “cuestión de horas”. De igual manera, el doctor señaló que a la familia del universitario se la brindó asistencia psicológica.

Sin embargo, horas después de que se confirmara el parte médico, el cantante Residente informó a través de su cuenta de Instagram que la familia de Villa estaba buscando con urgencia un neurocirujano.

Aún no es claro por qué los familiares quieren tener contacto con ese tipo de profesional.

Villa recibió ocho disparos el pasado miércoles, cuando se manifestaba pacíficamente en el Viaducto de Pereira, en el marco del paro nacional que ya completa trece días. El líder estudiantil cursaba el pregrado de Ciencias del Deporte en la Universidad Tecnológica de Pereira.