El diagnóstico de muerte cerebral de Lucas Villa Vásquez se conoció el 10 de mayo, pocos días después de que se rumorara que ese podría ser el dictamen final sobre la salud del universitario.

La especulación había comenzado la semana pasada, por lo que el gerente del mencionado hospital, Juan Carlos Restrepo, tuvo que desmentirlo el 7 de mayo en RCN Radio, pues hasta ese momento no estaba confirmado que Lucas Villa tuviera muerte cerebral y sus allegados guardaban la esperanza de que ese no fuera el parte médico.

Ese día, Restrepo afirmó en la emisora que el afectado tenía “pronóstico reservado” y se encontraba en la Unidad de Cuidados Intensivos (donde permanece), debido a que: “Su estado neurológico es muy muy grave”. “Es de mal pronóstico”, declaró.

(Vea también: Familia de Lucas Villa busca con urgencia un neurocirujano, confirmó Residente)

Adicionalmente, explicó que la neurocirujana consideró, hasta dicha fecha, que el caso del universitario “no era de manejo quirúrgico”, pero le seguían haciendo exámenes para ver qué otras ayudas diagnósticas aplicaban, pues cabe mencionar que, en palabras del gerente: el joven también llegó con “ocho impactos por arma de fuego en diferentes partes del cuerpo y la del cráneo es la que lo tiene en este estado tan lamentable”.

¿Qué es muerte cerebral?

“Es el cese irreversible de todas las funciones cerebrales”, explicó el Sistema de Salud de la Universidad de Miami, citado por CNN.

La muerte cerebral, dice el Sistema de Salud Nacional de Gran Bretaña (NHS), se localiza en el tronco encefálico o tallo cerebral, que de tener un daño irreversible desencadena una serie de reacciones en el cuerpo humano que terminan en la muerte de la persona; dicha zona es la “responsable de regular la mayoría de las funciones automáticas del cuerpo que son esenciales para la vida: respiración, latido del corazón, presión sanguínea y la deglución”.

Además, el tronco encefálico es el que “transmite información hacia y desde el cerebro al resto del cuerpo, por lo que juega un papel importante en las funciones centrales del cerebro, como la conciencia y el movimiento. Después de la muerte cerebral, no es posible que alguien permanezca consciente”, se lee en la información del NHS.

Unos datos similares, pero más resumidos, entregó el Sergas de España (Servicio Gallego de Salud), que agregó que la muerte cerebral se da cuando el cerebro “no recibe sangre ni oxígeno y se muere”

“Se produce cuando una persona tiene destruido todo el cerebro de forma completa e irreversible, con cese de toda actividad. […] En estos casos los órganos pueden funcionar durante un tiempo si la persona fallecida está conectada a un respirador. Sin embargo, la función del corazón y del pulmón cesan si se desconecta el respirador”, aclaró la entidad.

Causas de la muerte cerebral

Además de lo ya mencionado, el NHS publicó que una muerte cerebral puede deberse a:

  • Un paro cardiaco.
  • Un ataque cardiaco.
  • Un derrame cerebral.
  • Un coágulo de sangre.
  • Una herida grave en la cabeza.
  • Una hemorragia cerebral
  • Una infección como la encefalitis.
  • Un tumor cerebral.

¿Muerte cerebral y estado vegetativo es lo mismo?

No, y una de las principales diferencias tiene que ver con el mencionado tallo cerebral, pues un paciente en estado vegetativo todavía “tiene posibilidad de recuperación porque las funciones básicas del tronco encefálico pueden no verse afectadas”, además que podrían presentar “alguna forma de conciencia” y hasta signos de estar despierto, como abrir los ojos, mientras que uno diagnosticado con muerte cerebral, no. 

“Una persona en EVP [estado vegetativo permanente] puede seguir respirando sin ventilador artificial y tener alguna probabilidad de recuperarse a pesar de haber perdido otras funciones del cerebro. Pero una con muerte cerebral no tiene ninguna posibilidad de recuperación porque el organismo no podría sobrevivir sin un sistema de apoyo artificial”, ratificó la BBC en un artículo de salud.

¿Cuándo muere un paciente con muerte cerebral?

La mayoría de publicaciones citadas coinciden en que la decisión es de la familia del afectado, pues es la que opta cuándo desconectarlo “del sistema de soporte”. Eso haría “que ocurra una muerte cardiaca”, de acuerdo con el medio inglés. 

No obstante, eso también depende de la legislación de cada país, pues en algunos, incluso, diagnosticar muerte encefálica es como declarar, médica y legalmente, la muerte del paciente.

(Vea también: “La familia ya lo despidió”: amigo de Lucas Villa dice por qué no lo desconectan en la UCI)

Los sitios también se refirieron a si los órganos de una persona fallecida por esta causa pueden o no ser donados y algunos indicaron que aunque esto depende, en parte, de las leyes de cada país, “es posible extraer órganos del paciente para utilizarlos en trasplantes”.