Fue Blu Radio la que informó, este martes, que los indígenas liberaron a los 9 militares que habían sido retenidos y amarrados cuando patrullaban por la vía Quibdó-Medellín, en la población de Carmen de Atrato en Chocó.

Los uniformados fueron entregados a la comisión que conformaron la Defensoría del Pueblo y el Ejército Nacional, y en la tarde de este martes se completaba la entrega del armamento y de los uniformes que les quitaron.

Los militares están adscritos a la Fuerza de Tarea Titán de la Séptima División del Ejército, y precisamente el proceso de liberación lo encabezó el general Juvenal Díaz, comandante de esa unidad militar.

Desde que se informó de la retención el Ejército se pronunció para denunciar lo que consideró fue un secuestro, y el general Eduardo Zapateiro dijo que la comunidad indígena estaba interrumpiendo una labor institucional de los uniformados.

“Somos respetuosos de sus situaciones especiales que manejan los indígenas y por eso le di órdenes al general Juvenal para que fuera personalmente a manejar esta situación con el gobernador indígena”, aseguró el oficial.

Ejército denunciará a indígenas que retuvieron a militares en Chocó

Ahora que los militares están sanos y salvos, el comandante del Ejército analiza entablar una denuncia por delitos de tortura, violencia contra servidor público y asonada, pues dijo que los indígenas los retuvieron pese a que ya se había aclarado la situación.

“Es un secuestro porque los líderes indígenas dicen que ellos se confundieron, pero esa confusión se aclaró ayer a las 2:00 de la tarde y ellos continúan con la retención. Y por otro lado, porque no hay ninguna norma que permita a la guardia indígena retener a una persona, amarrarla y humillarla”, manifestó el general Zapateiro.

La Defensoría del Pueblo reportó que los militares patrullaban la zona por enfrentamientos entre grupos armados.