Dehiby Rodríguez pagaba 150.000 pesos mensuales de arriendo en le barrio Cazuca, sur de la ciudad, pero en este último mes no pudo reunir esa plata porque no pudo salir a vender tintos, que es de lo que vive, le contó a Noticias RCN.

Por lo mismo, los propietarios de la vivienda le arrojaron las pertenencias a la calle y, dijo Rodríguez en el noticiero, y se las dañaron todas.

“Nos dañaron las cositas. Ellos [los propietarios] desarmaron todo, tiraron todo porque yo no puedo hacer fuerza, no podía mover nada”, dijo la afectada, que quedó en la calle con sus 3 hijos.

La mujer, que aseguró en el medio que es desplazada desde hace algún tiempo y no ha recibido ayuda por parte del Gobierno, solicita que la dejen trabajar para que otra persona le pueda arrendar una vivienda.

Desde hace más de un mes, el Gobierno prohibió ese tipo de acciones durante la emergencia del coronavirus, por lo que la Personería de Bogotá habilitó la línea 143 para denunciar desalojos.