De acuerdo con la denuncia, publicada en redes sociales por una habitante del edificio donde ocurrió el hecho, los rateros habrían enviado una carta avisando sobre una presunta visita urgente del Acueducto. 

Llegaron; el portero los atendió, traían planillas, uniformes y todo lo del Acueducto. El portero los dejó entrar porque estaba la carta. Subieron al apartamento; eran dos ladrones que encañonaron a la familia”, detalló la denunciante, en el video.

Añadió que una de las empleadas de la familia logró escaparse y alertó a los vecinos del edificio. 

Cuando ella se escapó, no tuvieron más remedio que salir corriendo. Rompieron las puertas de seguridad del edificio”, agregó la mujer, en la grabación. 

Según la ciudadana, los ladrones bajaron y se subieron a una camioneta Nissan de alta gama que los estaba esperando a la entrada del conjunto. “Se estrellaron, pero siguieron por la calle 151 hacia la carrera novena”, indicó.

Esta es la denuncia publicada por una residente del edificio en el norte de Bogotá:

Lamentablemente, la delincuencia parece estar ensañada con la localidad de Usaquén y particularmente con el barrio Cedritos. Las cifras detallan que el incremento de inseguridad se hace cada vez más notorio en esa parte del norte de Bogotá. 

El pasado 19 de agosto, Andrés Nieto, experto en seguridad, le dijo a City TV que “en Usaquén hay un aumento del 68 % en homicidios y del 9 % en hurto en motocicletas”. 

Nieto destacó que esa localidad tiene centros logísticos, financieros, económicos y centros comerciales que la convierte en el “espacio perfecto” para ladrones.