La orden de la juez es para que la Alcaldía Mayor de Bogotá y el Instituto de Desarrollo Urbano (IDU) suspendan, inmediatamente, el proceso de contratación de Transmilenio por la carrera Séptima “hasta tanto se profieran estudios que armonicen de una manera adecuada el proyecto”.

Eso se lee en la decisión de la juez María Teresa Leyes, documento que compartió RCN Radio, en donde se aclara que el fallo determina conceder las medidas cautelares que solicitó el congresista.

La emisora dice que esta orden frena todos los trámites del “proyecto bandera” de la administración del alcalde Enrique Peñalosa, y explica que en la demanda que interpuso Lara se advierte que la obra “vulnera los derechos colectivos al medio ambiente sano, la moralidad administrativa y el patrimonio público causando un perjuicio irremediable para los bogotanos”.

Una vez se conoció esta decisión, el alcalde Peñalosa se pronunció desde Cartagena, ciudad donde participó en el Congreso de la Construcción, de Camacol.

El mandatario capitalino se mostró confiado en que la justicia escuche su apelación y que pueda, así, “destrabar esta obra tan importante para Bogotá”, pues su objetivo es dejar contratado el proyecto antes de finalizar su periodo, según comunicado de la Alcaldía.

Este proyecto “es crítico para mejorar la movilidad no solo para los que van en bus, sino para los que van en carro, a pie y en bicicleta. Hoy, en carro se demoran de Usaquén hasta la Calle 94 más de una hora, y eso será cada vez peor”, dijo Peñalosa.

Finalmente, el alcalde aseguró que la obra cuenta con estudios, y dijo que el desacuerdo radica en “si hubo una armonización en uno de los ocho planes parciales que hay a lo largo de la Séptima”.