La víctima permanece recluida en la Unidad de Cuidados Intensivos del Hospital El Tunal luego de recibir dos puñaladas de su expareja que le dejaron una lesión cervical, según contó una familiar, que no se quiso identificar, en Noticias RCN:

“Los médicos nos dicen que ella tiene el 70 % [de la movilidad] comprometida, que probablemente no pueda volver a caminar. Eso es lo que nos dicen ellos, la última palabra la tiene Dios. Esperamos y pedimos que nos colaboren con una resonancia que ella necesita urgentemente”.

Leidy está a la espera de varios exámenes con los que los médicos conocerán en detalle el daño que tiene para continuar con el tratamiento, pero los pronósticos no son alentadores.

El ataque que sufrió la joven se registró hacia el mediodía del pasado 3 de junio en un parque del barrio La Aurora de la localidad de Usme, y el agresor es el papá de su hijo, de 4 años, que nació cuando Leidy tenía 17 años.

Según relató la familiar de la víctima al noticiero, el agresor se valió de engaños para ubicar a su expareja:

“La abuela paterna le pidió que si le dejaba ver al nieto y ella accedió. Se pusieron una cita al pie del CAI de Marichuela y cuando ella llegó, el señor estaba escondido. La mamá se retiró con el niño, y él agredió a Leidy por la espalda y le cortó el cuello con un cuchillo; se metieron tres personas más, que también resultaron heridas”.

El informativo agregó que el agresor murió en medio de la reacción de un policía que quiso detenerlo, luego de que apuñaló a 4 personas al lado de la avenida Boyacá. Luego del terrible ataque, la joven fue trasladada al Hospital de Meissen donde recibió reanimación, pues llegó prácticamente sin signos vitales; después la trasladaron a El Tunal.

Además se conoció que desde 2015, cuando el hijo de Leidy estaba recién nacido, la joven fue víctima de todo tipo de maltratos y por eso tenía medidas de protección de la Fiscalía, la Policía y la Secretaría de la Mujer, “pero nadie la ayudó”, añadió la familiar en el noticiero.

“Ella hizo todo lo humanamente posible para que la escucharan y nadie hizo nada”, enfatizó.

La mujer también dijo que la Policía tenía la instrucción de “tener a alguien pendiente de ella”, pues el noticiero confirmó que desde hace 4 años Leidy ha puesto 17 denuncias en contra de su expareja.

Sin embargo, “las únicas dos respuestas que recibió fueron una hoja prácticamente en blanco donde el comandante del CAI de Yomasa le da algunas recomendaciones de seguridad y una de febrero de este año en la que la casa de justicia la cita para que siga conciliando con su agresor”, puntualizó el medio.