El que fuera número dos de la guerrilla de las Farc, Luciano Marín Arango, alias ‘Iván Márquez’, cuyo paradero se desconoce desde hace más de un año, reapareció la madrugada de este jueves junto con otros exlíderes de ese grupo para anunciar su “nueva etapa de lucha” armada.

“Anunciamos al mundo que ha comenzado la segunda Marquetalia (lugar de nacimiento de las Farc hace más de medio siglo) bajo el amparo del derecho universal que asiste a todos los pueblos del mundo de levantarse en armas contra la opresión”, afirma Márquez, tomando la vocería de la veintena de insurgentes armados que lo secundan.

Entre ellos se puede ver a Seuxis Paucias Hernández, alias ‘Jesús Santrich’ y a Hernán Darío Velásquez, alias ‘el Paisa’, que hace meses dejaron de cumplir sus compromisos con la Justicia Especial para la paz (JEP).

“Nunca fuimos vencidos ni derrotados ideológicamente. Por eso la lucha continúa. La historia registrará en sus páginas que fuimos obligados a retomar las armas”, señala en otro aparte del manifiesto.

En la grabación, el jefe guerrillero dice que hablan desde algún punto en la zona del río Inírida, situado en la región amazónica del sureste del país, cerca de las fronteras con Venezuela y Brasil.

‘Márquez’ fue jefe del equipo negociador en los diálogos de paz de La Habana y designado senador por el partido de la antigua guerrilla, cargo que no asumió y se trasladó a un espacio de reunión de excombatientes en Miravalle, en Caquetá. Fue él quien ya había criticado varias veces, y desde la clandestinidad, la dejación de armas por parte de las Farc, lo que calificó de “error”:

“Es la continuación de la lucha guerrillera en respuesta a la traición del Estado al acuerdo de paz de La Habana”

El manifiesto dice que esa insurgencia retoma el nombre y símbolos de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia.

‘Márquez’ agrega que desde la firma de la paz, que tuvo lugar en noviembre de 2016, “y del desarme ingenuo de la guerrilla a cambio de nada” no se detiene la matanza de líderes sociales y de exguerrilleros y culpa al Estado de no cumplir o pactado. “En dos años, más de 500 líderes y lideresas del movimiento social han sido asesinados, y ya suman 150 los guerrilleros muertos en medio de la indiferencia y la indolencia de un Estado”, expresa.

Enseguida añade: “Todo esto, la trampa, la traición y la perfidia, la modificación unilateral del texto del acuerdo, el incumplimiento de los compromisos por parte del Estado, los montajes judiciales y la inseguridad jurídica, nos obligaron a regresar al monte”.

Al final del manifiesto, ‘Santrich’ interviene para lanzar la arenga “Vivan las Farc-EP”, que el resto de guerrilleros responde con un “viva”.

Noticia en desarrollo…