A pesar de eso, la empresa informó en un comunicado que no existe riesgo alguno para los pobladores que viven río abajo ni tampoco para el proyecto.

Además explicó que el “aumento de las infiltraciones se registró mientras un frente de trabajo, integrado por 40 personas, adelantaba el reforzamiento de uno de los tapones de concreto ubicado entre embalse y las puertas auxiliares”.

Debido a eso, las Empresas Públicas de Medellín ordenaron el cierre preventivo de dos compuertas (las números 3 y 4) mientras se define un plan de trabajo para cesar las infiltraciones.

Por ahora, la zona en donde se presentaron los problemas permanecerá cerrada preventivamente, aunque en el resto del proyecto las obras continuarán con normalidad, añadió EPM.