La empresa de aseo manifestó que no estaba interesada en continuar con el convenio que suscribió con la Empresa de Acueducto de Bogotá (EAB) en 2016 y que la condiciona a cobrar un porcentaje menor al que podría cobrar con Enel-Codensa, informó El Espectador.

El periódico afirma que el operador de aseo solicitó a la EAB la terminación unilateral del convenio de facturación –que lo ata hasta el 2021– y por el que paga a esa empresa 703 pesos por cada 1.800 pesos que cobra a los usuarios en los recibos expedidos y los recaudos.

La principal motivación es que si el cobro de aseo lo hace conjuntamente con la empresa de energía, la facturación empezaría a ser mensual –y no bimensual– y el costo ascendería a 2.884 pesos, es decir, 956 pesos más de lo que actualmente Área Limpia cobra a miles de usuarios en Suba, señaló el diario capitalino.

No obstante, la jugada es legal e incluso está regulada mediante la resolución 720 de 2015 expedida por la Comisión de Regulación de Agua (CRA), precisó El Espectador.

Ese medio subrayó, además, que Área Limpia no sería el único operador que estaría buscando hacer la transición de la facturación hacia Enel-Condensa y se espera que otras empresas tomen el mismo camino o que incluso decidan librar una batalla legal, cuyo costo sería muy inferior a la millonaria suma que perseguirían con la nueva facturación.