El exjefe negociador del Acuerdo de Paz explicó en Semana que no cree que los adultos mayores sean “pobres ositos de felpa. […] Desválidos e inútiles”, como se evidencia ante la severa medida de aislamiento que les impuso el Gobierno.

“Por lo visto, primero saldrá Uribito que nosotros”, fue el comparativo que agregó el también abogado, refiriéndose así a la posibilidad de que el tribunal Constitucional revise la condena de 17 años de cárcel que le impusieron al exministro de Agricultura.

Una idea similar, por no decir igual, dejó Antonio Caballero en la columna que escribe para el mismo medio, en donde mencionó que los mayores de 70 años estarán “presos hasta el 31 de agosto”, aunque él dejó claro que ni siquiera en esa fecha el coronavirus se va a ir; no obstante, dijo que podría ocurrir cuando “el presidente eterno de Duque cumpla 70 años y haya que prolongar su libertad: darle a Uribe, como se le acaba de dar a Uribito, una segunda oportunidad”.

De la Calle también quiso recordarles a los jóvenes que menospreciar la edad es un error que lamentarán en poco tiempo, pues un trabajador de 40 años “ya está apolillado”; además, ‘lanzó un dardo’ hasta el centro del sistema de salud colombiano: aclaró que los adultos mayores no son el problema, sino los precarios recursos hospitalarios.

Como si fuese un pacto, Caballero también se refirió a la falta de camas y respiradores, necesarios en las unidades de cuidados intensivos que atienden a pacientes con COVID-19, y comentó que no es necesario poner una cortina de humo con los adultos mayores para cubrir la realidad de los centros de atención sanitaria del país.