El joven fue capturado junto con la persona que lo acompañaba pues, según el relato del auxiliar bachiller Miguel Cuevas, citado por CM&, el sospechoso estaba dispuesto a activar el explosivo:

“Si ustedes me hubieran dado tiempo de reaccionar, nos explotamos todos”.

El auxiliar detalló que cuando le preguntaron dónde había obtenido la granada, contestó que “se la robó de cuando prestó el servicio en el Ejército, la llevaba como si nada esperando el momento para poder activarla”, agregó RCN Radio.

El auxiliar bachiller pidió ayuda a los oficiales del cuadrante y fueron ellos los que efectuaron la captura y entregaron a las autoridades correspondientes para su judicialización. Además, en sus maletas también se les encontró un arma blanca y dos celulares robados.

Los medios informaron que el uniformado evitó una tragedia porque los hombres pretendían subirse a un bus articulado de Transmilenio y hubieran puesto en riesgo a cientos de personas.

Por eso, el auxiliar mostró su satisfacción en la emisora porque aparentemente evitó una tragedia:

“Siento un orgullo gigante porque hoy es la vida de los ciudadanos pero mañana puede ser la de mi mamá o de mi papá, la de mis seres queridos; mi invitación es para todos los bachilleres para cuando estén en servicio no den ninguna cosa por alto”.