Todo ocurrió durante la madrugada del lunes, en el noroccidente de Caldas, informó La Patria, que identificó a la víctima como Rocío Quinchía, dueña de una peluquería.

Al parecer, los tragos hicieron lo suyo, y los habitantes del municipio notaron que en un inmueble cercano al parque había un escándalo en el que la mujer estaba desesperada pidiendo ayuda.

La Policía tuvo que intervenir y varios uniformados forzaron la puerta del inmueble. Cuando entraron, vieron una escena dantesca, pues el peluquero estaba encima, tratando de ahorcarla.

¿Acto de canibalismo en el ataque a una mujer en Caldas?

Lo peor, cuenta La Patria, es que la víctima ya no tenía una parte de una oreja ni un dedo índice. Al parecer, el agresor —que no fue identificado— se habría tragado esas partes.

Los uniformados que atendieron el caso, citados por el diario regional, manejan esa hipótesis ya que no encontraron ni la oreja ni el dedo en la escena del crimen. 

Diana Montoya, hija de la víctima, le contó al medio caldense que luego de la cirugía a la que fue sometida su madre se confirmó que Quinchía perdió la primera falange del índice derecho.

Se espera que haya una cicatrización en la oreja afectada para comenzar su proceso de reconstrucción.