El alcalde de Medellín, Daniel Quintero, dijo en Caracol Radio que por la pronto recuperación de su hija, los médicos han quedado sorprendidos porque, por esa cirugía (la más compleja en medicina), es común que los pacientes duren hasta dos meses en cuidados intensivos.

No obstante, la pequeña ha respondido muy bien al trasplante y, señaló Quintero en Blu Radio, va a tener una vida normal; sin embargo, “falta adecuar una medicina para evitar rechazo”.

“La cirugía salió bien ahora toca mirar la química. Pero va muy bien”, destacó el alcalde.

El mandatario de Medellín aseguró en los medios, además, que su esposa, Diana Osorio, ya fue dada de alta.

La bebé necesitó un trasplante de hígado porque le diagnosticaron atresia de vías biliares, que quiere decir, que a la menor no se le desarrollaron los conductos que comunican al hígado con el intestino delgado, por donde pasan los desechos del hígado.