Desde ese momento, la hermana de Castro, Aura Rojas, asegura que la familia no volvió a saber nada de ella, y que fue hasta el día siguiente cuando se enteraron, por medio de una llamada, que la joven de 21 años había sufrido un accidente.

Rojas denunció, en la W Radio, que su hermana, antes de salir de casa, dijo que iría a encontrarse “con su compañero Paul, y que no se va a demorar”. No obstante, cuando volvieron a tener noticia de ella ya estaba en coma en el hospital Simón Bolívar, a donde fue ingresada “con muerte cerebral”.

Como la joven fue vista cuando departía con varios amigos en un bar de la calle 116 (norte de Bogotá), y cuando subió a una camioneta con al menos tres hombres, Rojas dijo en la emisora que algo tuvo que pasar en el trayecto, y que la sospecha de la familia es que pudo tratarse de un homicidio.

Lo que nosotros tenemos es que ellos tres son los que saben, y sin culpar a nadie, nosotros sabemos que esto no fue un accidente, que algo pasó en esa camioneta donde iban. Lo cierto es que se echan la bola de un lado para otro, diciendo: ‘Yo los dejé ahí y estaban bien’, y otro dice: ‘Yo iba en un taxi detrás de la camioneta’, pero después dice: ‘No, yo me acuerdo que sí estaba en la camioneta con Ana María’, y resulta después muerta […] Lo único que pedimos es que digan la verdad, ¿qué fue lo que pasó con mi hermana?”, comentó la mujer en la frecuencia.

La mujer dijo en la cadena radial que según la primera versión que contó Mateo Reyes, amigo de la joven, Paul era la persona que iba manejando el vehículo, mientras que Julián lo acompaña como copiloto.

“Eso lo dice Mateo, que, como él supuestamente estaba en un carro detrás de la camioneta, ve cómo arrojan a Ana María, pero después dice que se acuerda que ella estaba con él en la parte de atrás”, contó.

La mujer se remitió a informaciones de prensa para decir que “hay testigos que vieron cuando a ella la lanzaron de la camioneta. Son muchas hipótesis, pero lo del golpe es tan contundente que la patrullera nos decía que ella tenía un hueco en la cabeza, en la parte izquierda”.

En cuanto a un posible arrollamiento de un carro fantasma, como se ha dicho, la mujer descartó de entrada esta posibilidad, ya que policías que atendieron el caso le explicaron que cuando ocurre un accidente así, en la mayoría de veces la víctima sale expulsada.

“Dicen que todo sale a volar: los zapatos, hay raspaduras o cortes en la ropa, pero ella tenía su bolso en el brazo y los zapaticos” cuando la encontraron, tendida en el pavimento sobre la carrera 68 con calle 80.

Al final de la entrevista, la mujer dice que están a la espera de los exámenes de Medicina Legal y de que las autoridades revisen videos de cámaras de seguridad tanto del sitio del accidente como del bar en donde estuvieron de fiesta.

Por ahora, Blu Radio dio a conocer que por este caso están siendo investigados Mateo Reyes, Paul Naranjo y Julián Ortegón, los tres jóvenes a quienes vieron por última vez en el vehículo junto a la víctima.