El hallazgo se presentó sobre las 10:00 de la mañana de este jueves luego de que la comunidad alertara a la Policía, y según reporte de la Fiscalía se trataba del cuerpo de un “menor de tres meses” de nacido.

“Durante la inspección técnica preliminar al cadáver, practicada por expertos forenses de policía judicial, se pudo establecer que había sido mutilado pues no tenía varias partes de su cuerpo, además de presentar señales de tortura por golpes”, detalló el organismo investigador en un comunicado.

La Policía acompañó la inspección del cuerpo / Captura video CNC Noticias Tuluá

Una de las hipótesis que se maneja es que el pequeño cuerpo pudo haber sido desmembrado por las aves de rapiña que frecuentan ese sector del río, en donde se extrae material para la construcción.

Al respecto, el mayor Julio Fernando Mora, comandante de Policía en Tuluá, dijo al medio CNC Noticias Tuluá que hasta el momento no se tienen reportes de bebés desaparecidos en el municipio ni en cuatro poblaciones aledañas.

El artículo continúa abajo

No obstante, las autoridades creen que el cuerpo fue arrastrado por la corriente hasta el sitio en donde lo encontraron debido a las lluvias que han azotado la zona.

“Algunas personas nos manifestaban la presencia constante de habitantes de calle sobre ese sector, y no descartamos que pueda pertenecer a una mujer en esa condición que haya dado a luz y lo haya abandonado en el cauce del río”, manifestó el oficial, citado por el medio regional.

El cuerpo apareció a orillas del río Morales / Captura video CNC Noticias Tuluá

La Fiscalía asumió la investigación del caso para establecer de dónde provino el cuerpo y quién pudo haberlo arrojado al afluente.