Este jueves 31 de diciembre, Moreno fue recluido en la cárcel La Modelo, donde incluso estarían varias personas que él mismo habría ayudado a encarcelar, informó Semana.

El abogado David Benavides presentó una tutela sosteniendo que trasladarlo a ese centro carcelario “es prácticamente condenarlo a muerte, sometiéndolo a condiciones de reclusión que ponen en peligro su integridad personal y su vida”, recoge la revista.

Además, Benavides reclama que se está incumpliendo la orden de un juzgado que ya había advertido la necesidad de que permaneciera en la Cespo por las presuntas amenazas contra su vida.

También detalla que el denunciado intento de asesinarlo en La Picota fue “con una sustancia tóxica mezclada con un café“.

El abogado Pedro Aguilar dijo a Caracol Radio que “en la Picota pasó muy malos momentos” y “por eso fue pasado a Artillería en el sur de Bogotá“. Asimismo, sostuvo que desde agosto está en trámite el traslado a la Cespo, pero tampoco ha habido una investigación por el presunto atentado contra su vida.

Moreno llegó deportado de Estados Unidos a Colombia a principios de diciembre. Sus testimonios podrían revelar actos de corrupción de múltiples funcionarios, pero también exmagistrados y excongresistas. Él mismo ha dicho que su vida correría peligro porque trataba “con bandidos”.