En diálogo con Semana.com, Segura Barragán indicó que por la Semana Santa que llega, se ha incrementado mucho el número de carros y viajeros que están entrando a La Mesa, para quedarse ahí o seguir a Anapoima.

“Altos funcionarios del Estado que tienen casas en Anapoima pasan con sus esquemas de seguridad, y la Policía no puede hacer nada. Mire, lo que estamos viendo es que utilizan su investidura para pasar Semana Santa en La Mesa y Anapoima”, señaló el alcalde al mismo medio.

Además, explicó a Semana que muchas personas, al saber que hay retenes de la policía a la entrada del municipio, están entrando por trochas sobre la media noche y la madrugada.

“La Fuerza Pública que tenemos es limitada. Hacemos un llamado respetuoso a las autoridades nacionales para que nos ayuden. Sí está llegando mucha gente; hay preocupación”, agregó el alcalde en ese portal.

Por su parte, el alcalde de Anapoima, Alexander Bermúdez, dijo a Semana.com que implementó una estrategia para multar la cuarentena nacional que presentó Iván Duque para frenar la propagación del COVID-19, que en el país llega a casi 1.500 casos confirmados, con 35 muertos.

“Muchas personas se están reuniendo en sus fincas a tomar licor, eso también se nos puede convertir en un problema para nosotros como autoridad; hacemos un llamado a que las personas para que eviten las reuniones masivas que pueden ser un foco de contagio del coronavirus”, finalizó en el mismo portal Bermúdez.