Esta versión la confirmó Caracol Radio, sobre el mediodía de este lunes, y dijo que el embajador de Colombia Francisco Santos “le expresó verbalmente su renuncia al presidente Iván Duque, esta mañana”.

La emisora, que cita información oficial, aseguró que Santos viajará a Colombia en los próximos días por solicitud del jefe de Estado, y agregó que el presidente Duque le pidió “esperar un poco” más de tiempo en la capital de Estados Unidos antes de dejar su cargo.

Esto, porque el Gobierno Nacional prepara una segunda visita de la canciller y vicepresidenta, Marta Lucía Ramírez, cuya agenda está por definirse.

Como la renuncia de Santos fue verbal, medios aseguran que el presidente Duque no se la ha aceptado todavía, y que habrá que esperar el viaje del diplomático al país.

La renuncia verbal de Santos se conoce cinco días después de que la delegación del uribismo que viajó para hablar con la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), no le confirmara una invitación que el diplomático le hizo para una cena.

Esta versión la dio la periodista Darcy Quinn, el jueves pasado, que habló de un “desplante”.

“El embajador organizó una cena en la embajada en honor a ellos [los congresistas visitantes] o para recibirlos, para charlar… ¿Y sabe qué? Ninguno de los que fue en esa comisión del Centro Democrático le confirmó su asistencia”, detalló Quinn.

El hecho de que Santos se quedara, al parecer, con la cena servida, se dio luego de que el embajador de Colombia asegurara que los “congresistas uribistas hicieron daño [a la relación con el presidente Joe Biden] al apoyar a Trump” en campaña.

Además, porque el expresidente Andrés Pastrana reveló, en entrevista con Semana, que desde el gobierno Duque le ofrecieron el cargo de embajador en EE. UU., invitación a la que él se mostró dispuesto.

Santos, dijo la revista, contesto: “Uno no está atornillado”.