El gremio muestra su rechazo al modelo de alternancia para el regreso a clases. Este indica que algunos estudiantes y maestros vuelvan presencialmente a las escuelas, mientras que otros siguen con clases en plataformas digitales. 

“Hoy no están las condiciones dadas para proteger la vida y la salud de nuestros jóvenes, de nuestros niños, de la comunidad educativa, de los padres de familia ni de los directivos. Por eso rechazamos este modelo y nos declaramos en desobediencia civil”, manifestó Nelson Alarcón, presidente de Fecode, en declaraciones recogidas por RCN Radio.

Según el dirigente, la agremiación también muestra su inconformidad con la realidad de las clases virtuales, ya que los estudiantes en muchos municipios y zonas apartadas del país no tienen garantizados los elementos tecnológicos.  

Por eso, piden que se declare una “emergencia educativa” que dé una solución tanto a la implementación de la virtualidad como a los protocolos de seguridad presencial, una vez se anuncie que ya no hay riesgo por la pandemia. 

Parece que el Gobierno asume que la vacuna contra el COVID-19 llegará este año, porque no hay planes de inversión en infraestructura para adecuar los colegios públicos, ni garantizar condiciones de bioseguridad y el presupuesto de 2021 apenas si alcanza”, sentenció Fecode, a través de su cuenta de Twitter.