1. El dolor por la separación de sus padres

Lo primero que detalló la mandataria de la capital en la revista de El Tiempo fue lo complicado que resultó para ella que sus padres, Reyes Elías López y María del Carmen Hernández, se separaran; pero, además, que encontraran otras parejas (incluso, sorteó una “competencia” con el compañero sentimental de su madre “por el amor de ella”) y que tuvieran más hijas.

“De los 11 a los 13 [años] fui una ladilla, sobre todo porque mis papás, separados, rehicieron su vida con otras personas, y me dio muy duro. Y lo hicieron al tiempo y quedaron embarazados al tiempo. Mi hermana Gina Marcela, del lado de mi papá, nació el cinco de julio de 1980, y mi hermana Carolina, del lado de mi mamá, nació el 19 de julio. Se me destruyó la ilusión de que iban a volver a vivir juntos y se me acabó el reinado, porque llegaron dos niñas a la familia”, recordó, y agregó que por esa actitud terminó en un internado de monjas en Funza, Cundinamarca, del que tiene buenos recuerdos.

  1. Tuvo otra hermana, pero murió

En el primer semestre de este año, Semana habló con la política sobre esta tragedia que vivió su familia, cuando Martica, de tres años y medio, se cayó por la claraboya (tapada con una teja) de una terraza, mientras jugaban en el inquilinato de Suba en el que vivían y que estaba en construcción.

“Haber perdido a mi hermanita tan chiquita ha sido el dolor más grande de la vida. Sobreponerse a eso fue duro. Recuerdo ese día perfectamente y hasta podría describir el color del cielo, las nubes, cómo estábamos vestidas y la cara de mi pobre mamá; pero después de eso no recuerdo nada”, aseguró la personalidad en dicho medio, y así lo volvió a rememorar en el número de Bocas de noviembre-diciembre.

“Ni me di cuenta a qué horas cayó, hasta que oí un grito de dolor de mi mamá, que la vio caer por la ventana del cuarto piso. Bajamos corriendo y la encontramos. Quedó en un platón lleno de ropa para lavar. Ella no tocó el piso, pero se golpeó la cabeza con el filo del lavadero. Eso la mató. Al principio estaba aparentemente consciente, pero la ambulancia se demoró, y ese recuerdo lo tengo perfecto. Fue tal el dolor que, así cómo puedo describir con detalle ese día, he olvidado lo que pasó el año siguiente de mi vida. De ese año no sé mucho, solo que me la pasaba enferma, de médico en médico y de psicólogo en psicólogo, somaticé todo. Tampoco volví a hablar mucho. Me ensimismé”, expresó Claudia.

  1. De niña, pensaron que tenía desde autismo hasta leucemia

Lo primero lo indicó Semana, y lo segundo, en Bocas, y se especuló por la misma reacción de López tras el trágico episodio con su hermana.

Es más, la segunda posibilidad, la de que tuviera leucemia, fue la que hizo a su mamá volver a pegar un grito como el del día del fallecimiento de Martica: “Y eso me hizo reaccionar”, expresó la política en la segunda publicación. 

  1. ¿Se habla con su papá?

Esa es la pregunta que algunos se hacen y que, incluso, Bocas le planteó. A eso, la alcaldesa contestó:

“Lo adoro. Y está muy orgulloso de mí. Lo que pasa es que nuestra relación es distinta porque pasé la vida junto a mi mamá. Nos queremos mucho. Hijo de una familia numerosa de Cucaita, Boyacá, ha sido un camellador incansable, hecho a pulso, un berraco. Comenzó de mensajero y es autodidacta, muy bueno para la contaduría y la administración”, contó.

  1. La reacción de sus padres cuando ‘salió del clóset’

Ambos lo tomaron bien y le expresaron que ya lo sospechaban, pero no le plantearon el tema “por respeto”. Así se conoció en octubre, cuando la misma mandataria lo reveló en ‘The Suso’s show’.

Ahora, ella indicó en Bocas que le dio largas al asunto era porque, “De hecho, comencé a entender bien lo que sentía cuando tenía 15 años. Y entre los 15 y los 20 no sabía bien cómo lidiar con eso”.

  1. ¿Aplazó su idea de tener hijos con la senadora Angélica Lozano?

Era uno de sus objetivos para este año, todavía no sabe si adoptando o por medio de métodos de inseminación, pero lo aplazó por petición de su pareja, aseguró en la revista de El Tiempo.

“Me propuse tres metas para el 2019: terminar el doctorado, ser mamá y luego seguir en política. […] Angélica decidió que ese no podía ser el orden. Ella dijo: ‘¡Bien, termina el doctorado, pero debes volver ya a la política! No entendía: estaba feliz y con un año y medio de beca por delante, que cuesta muchísimo dinero. Angélica era senadora y yo podía encargarme de cuidar esos ‘chinches’, de ser mamá dos años, mientras ella trabajaba. […] Y ella dijo: ‘No, el momento es el de la Alcaldía”, confirmó.

  1. Por ahora, solo tiene un hijo perruno

Se llama Lucky y es el consentido del hogar que formó con Angélica, con quien se casó el pasado 16 de diceiembre por lo civil.

View this post on Instagram

Ay que felicidad 🐶❤️ #LuckyAventuras

A post shared by Angélica Lozano (@angelicalozano10) on