El expresidente Álvaro Uribe dijo que no quiere convertir el caso de los falsos positivos en una “rencilla política” y se alejó de sus propios seguidores (e incluso de algunos periodistas) que arremetieron contra Juan Manuel Santos por el revelador informe de la JEP acerca de las ejecuciones extrajudiciales.

“Esta mañana me preguntaban si yo inculpaba al expresidente Santos como ministro [de Defensa]. […] Yo no puedo entrar a convertir esto en una rencilla política. El expresidente Santos, como todos mis ministros, se preocuparon por el tema de derechos humanos”, manifestó Uribe, en diálogo con W Radio.

De hecho, Uribe hizo referencia a un episodio en el que, haciendo caso a un informe de Santos, removió a 27 altos mandos del Ejército Nacional, por su presunta implicación en los falsos positivos.

“Él [Santos] llegó esa noche con el general [Freddy] Padilla de León y el doctor Sergio Jaramillo [Viceministro de Defensa]. Me llevaron ese informe y ellos saben que yo reaccioné de inmediato y al otro día desvinculé de las Fuerzas Armadas a esos 27 altos militares”, añadió Uribe, en esa emisora.

Asimismo, el exsenador indicó que no se va a dejar “jalonar por el diablillo de la rabia política” para arremeter contra Santos u otro de sus exministros de Defensa.

“Tengo que tener la menor subjetividad posible para referirme a esos ministros; a todos. Inclusive al doctor Gabriel Silva, quien ha sido tan ácido conmigo. Pero yo no voy a faltar a dar mi testimonio ante el país sobre esos temas”, agregó Uribe, en esa frecuencia radial.

Uribe, quien habló este viernes en ronda de medios por las principales emisoras del país, se pronunció un día después de que se divulgara un informe de la JEP que habla acerca de los falsos positivos en Colombia.

El informe dice que los falsos positivos en Colombia serían casi el triple de los reportados inicialmente y que el grueso de las ejecuciones extrajudiciales se habría dado durante los primeros 6 años del gobierno de Uribe.

Falsos positivos: Uribe habló de sorprendente frase con la que comentó los hechos

No fueron a recoger café”, fue la insólita frase que dio Uribe en octubre de 2008, cuando comentó los primeros informes que reportaban ejecuciones extrajudiciales por parte del Ejército (falsos positivos).

Más de 12 años después, Uribe se refirió a eso y dijo que no podía retirar algo que ya dijo y que quedó grabado para la posteridad.

“Yo dije eso por informes del Ministerio de Defensa y de la Fiscalía. […] Los hechos que siempre procuré realizar en defensa de los derechos humanos no pueden ser opacados por esa frase”, manifestó Uribe, en esa cadena radial.

Ante la ambigüedad de su repuesta, Julio Sánchez Cristo le preguntó al expresidente: “O sea, ¿no retira la frase expresidente?”. A lo que Uribe respondió: “¿Cómo la voy a retirar? Si la dije en ese momento. […] Seguramente yo soy brusco en declaraciones, pero la verdad es que ante lo que produje en defensa de derechos humanos, no pueden decir que yo estaba estimulando violación de derechos humanos”, concluyó Uribe, en conversación con W Radio.