En la grabación, el mandatario dice que quiere dirigirse a la ciudadanía “como un ciudadano afectado por una enfermedad”, y destaca que su visita a Marruecos estaba autorizada por el Ministerio del Interior.

Allí, leyó un comunicado en el que aseguró que no actuó de manera irresponsable porque para la época en la que regresó al país “no estaban vigentes las normas relacionadas con el aislamiento preventivo”.

Puntualizó que aterrizó a Popayán el primero de marzo pasado, haciendo escalas en Madrid y Cali, y que durante los 14 días que transcurrieron entre su regreso y la cumbre de mandatarios no presentó “ningún síntoma asociado al COVID-19 y estaba en buen estado de salud”.

Por último, aseguró que cuando diligenció el formulario a la entrada de la Casa de Nariño en el que le preguntaron si estuvo fuera del país en los días previos, no mintió porque ya habían pasado dos semanas desde que volvió y que su intención no fue la de “evadir ningún protocolo como se ha querido señalar”.

Estas son sus palabras:

No obstante, serán las autoridades las que determinen si tiene algún tipo de responsabilidad y si atentó contra la salud pública, pues tanto la Fiscalía como la Procuraduría, ya abrieron investigaciones contra él.