Este 25 de diciembre el país fue testigo de la irresponsabilidad de un sacerdote que fue a mercar sin tapabocas y agredió a las personas que le reclamaron su irrespeto a una de las medidas preventivas más importantes en la pandemia de coronavirus que ha padecido el mundo todo este año.

Uno de los presentes en el almacén D1 del municipio de Choachí en el que se dio el reprochable actuar del religioso le contó a Pulzo más detalles de lo que sucedió allí. Lo único que se viralizó en redes sociales fueron los videos que muestran al sacerdote intentando pegarle patadas a un señor y manoteándole a la mujer que lo estaba grabando, a quien le botó un celular y se lo dañó.

El testigo le confirmó a este medio de comunicación que, cuando las autoridades hicieron presencia en el lugar y le preguntaron al sacerdote por qué no estaba usando tapabocas, el señor manifestó que, supuestamente, tenía una condición respiratoria y que prefería no usar el tapabocas para respirar mejor.

Esa excusa no eximió al religioso de recibir la respectiva multa por hacer caso omiso al mandato que les ordena a los colombianos usar el tapabocas en cualquier lugar público en el que se encuentren. Los agentes de la Policía le recordaron al señor que absolutamente nada libra a las personas de la responsabilidad de ese elemento protector. Además, en caso de ser cierta su condición respiratoria, el hombre debería ser mucho más cuidadoso para evitar contraer el coronavirus.

Contrario a lo que se había informado este viernes en otros medios de comunicación, las víctimas de las agresiones del violento sacerdote sí lo denunciaron formalmente ante las autoridades y le piden que pague por los daños que sus patadas o manotazos les causaron a sus celulares.

El sacerdote en cuestión no es el encargado ni está vinculado con la iglesia de esa población. Medios de comunicación lo buscaron en su residencia, pero este no se encontraba allí.

A continuación, los videos con los que el país conoció el violento proceder del hombre: