En los consolidados finales de las elecciones de 2018, el exaspirante del Centro Democrático obtuvo 6.572 votos y no pudo acceder a una curul como representante.

No obstante, el diario indica que el también “empresario y promotor de los llamados comercios populares de San José, uno de los famosos sanandresitos de Bogotá”, fue el que costeó el viaje de Adriana Torres.

“Me dijeron que quería venir a apoyar al presidente y yo le ayudé a ubicar los pasajes, y se está quedando donde una señora”, dijo Cortés a El Tiempo. “Es un amor, tiene un don que Dios le ha dado y que lo comparte con la gente. Ella es amiga de Uribe”, agrega ese medio.

El excandidato suele compartir el eslogan ‘Lo que es con Uribe es conmigo’ y otro tipo de propaganda del partido uribista en sus redes sociales:

Torres había dicho que “una doctora” había financiado su viaje desde Antioquia, donde vive y lleva a cabo supuestas labores con la comunidad.

El Tiempo adelanta que la verdadera comunidad de la que procedería la cuestionada religiosa estaría por pronunciarse confirmando su existencia, en los Estados Unidos.