Desde que en Colombia se creó la opción de contratación con empresas de servicio temporal, para el fomento de las plazas de trabajo y la generación de microempresa, los colombianos perciben que la estabilidad laboral desapareció, señaló el informe del programa Séptimo Día.

Angélica Barrera investigó que en el sector petrolero, de salud y estatal algunas empresas se amparan en la estampa de servicios temporales para “hacer fortuna con el esfuerzo ajeno”.

De hecho, así fue el caso de 3 hombres que trabajaron, por más de 6 años, para la multinacional Masarovar Energy Colombia Ltd. prestando sus labores en calidad de servicio temporal con la empresa JJ Empleos Temporales, contra la que ahora luchan por el atropello laboral.

Según los afectados, la temporal desistió de los servicios de esta personas cuando empezaron a presentar enfermedades laborales; entonces decidieron instaurar una tutela que meses después falló a favor de los trabajadores.

El artículo continúa abajo

A pesar del fallo, para los empleados empezó la pesadilla, pues luego de la reintegración a la empresa y de ser reubicados en oficina, les quitaron un sueldo y les ‘desaparecieron’ sus parafiscales.

Similar es la historia de Sandra Cárdenas, auxiliar de enfermería en Cali, quien desistió de buscar empleo directo con clínicas y envió su hoja de vida a la temporal Talento Efectivo, que días después la puso a trabajar en Hospital en Casa.

Ella, al igual que los trabajadores de la petrolera, también presentó una enfermedad laboral, ante lo cual la empresa Hospital en Casa desistió de su trabajo y le señaló que debía remitirse a la firma temporal que la había contratado.

Las autoridades han identificado que en muchos casos, las temporales les cobran a los empresarios por adelantado, pero el dinero no se invierte precisamente en las prestaciones sociales de los empleados.

De igual modo, las temporales, al ver a sus trabajadores enfermos, lo que hacen es declararse en quiebra y luego abren otra temporal con diferente razón social para seguir reclutando personal.

Miguel Pérez, presidente de la Asociación de Empresas de Servicio Temporal, rechaza ese tipo de ilegalidad y advierte que la empresa que contrata a la temporal para tercerizar el reclutamiento de personal no se puede lavar las manos al ver desprotegidos a sus trabajadores.

“Hay una norma que le exige al usuario solicitar a la empresa de servicios temporales la constancia del pago en lo que tiene que ver con seguridad social y derechos laborales del trabajor, señaló Pérez.