La reunión con representantes a la Cámara encargados de analizar las objeciones presidenciales a la ley estatutaria de la JEP se dio con un desayuno efectuado este martes. Sin embargo, por las suspicacias despertadas al respecto, la posterior reunión con magistrados fue cancelada por la misma embajada con una carta cuyo contenido reveló el noticiero CM&.

“El embajador había propuesto una cena para esta noche, con el fin de hablar sobre diversos temas que afectan nuestra cooperación judicial bilateral. Sin embargo, tenemos entendido que se han presentado preocupaciones acerca de este evento”

La embajada explicó que “organiza con regularidad compromisos diplomáticos con miembros de alto nivel en todas las ramas del Gobierno colombiano, como parte de nuestra misión diplomática”. Además, añadió que su objetivo era “incentivar el diálogo y la discusión abierta”, pero “respetando siempre la soberanía y la independencia de Colombia“.

Lamentamos en gran manera que hayan surgido inquietudes sobre la invitación de esta noche; sin embargo, debido a nuestro respeto por la Corte Constitucional y en el interés de evitar inconvenientes, el embajador ha decidido cancelar esta cena”, concluye la misiva.

Las críticas cuestionaban la intención del embajador como presiones para que se aprobaran las objeciones:

Del encuentro también trascendió que el diplomático buscó cambiar por completo la sensación de que Estados Unidos asumía una posición crítica frente al gobierno colombiano.

Esto a raíz de las declaraciones del propio presidente, Donald Trump, la semana pasada, en las que decía que el presidente Duque se había comprometido a asumir de forma más rígida la lucha contra las drogas, pero cuestionando los resultados mostrados en ese sentido.

Además, Whitaker reiteró el apoyo al gobierno de Duque y hasta se despachó en algunos elogios hacia el mandatario.