La posición editorial del periódico más antiguo del país primero aclara que si bien “la ley es dura, y es la ley”, y que Mockus lo sabía, duda de que se aplique igual para todos.

“Respetar la cultura de la legalidad implica cumplir la ley y enfrentar sus sanciones, así sean severas”, manifestó el editorialista del periódico que no descarta una presunta persecución con fines políticos.

Sin embargo, salva el hecho de que el excongresista incumplió con el régimen de inhabilidades por lo que debe enfrentar las consecuencias legales que correspondan –como pasó–.

No obstante “no deja de ser sospechoso que el Consejo de Estado, letárgico por naturaleza, haya fallado con tal celeridad este caso. La ley es dura, sí, y es la ley, también, ¿pero la están aplicando por igual a todos los que la incumplen?”, subrayó el editorial.

Y agregó:

“Por eso, la sanción a Mockus es justa, pero no puede extenderse a que el Partido Verde sea despojado del más de medio millón de votos que le representó su candidatura. Eso, en la práctica, implicaría que los verdes perderían varias de sus curules y otros partidos las obtendrían, reacomodando el Congreso”.