El presidente, después de ver en los últimos días cómo se hundieron sus objeciones en el Congreso; cómo la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP) negó la extradición de ‘Jesús Santrich’; cómo, por eso, renunció el fiscal Néstor Humberto Martínez, y, de carambola, también se cayó la Ministra de Justicia, se irá a la hacienda Iraca, en jurisdicción de Tibasosa, para probar una nueva cerveza, en una acto de gobierno.

Se trata de una nueva bebida hecha con cebada maltera, cultivada por campesinos de esa región, un producto de edición limitada para la conmemoración del Bicentenario de la Independencia, informó Caracol Radio, al anunciar la visita de Duque este fin de semana.

“Se llama Club Colombia Siembra, producida por Bavaria con cebada cultivada desde hace 10 años en el altiplano cundi-boyacense por 300 campesinos”, indicó la emisora.

A los tragos amargos que ha tenido que pasar el presidente esta semana les seguirán entonces unas refrescantes polas en medio del bucólico paisaje boyacense.

Y la sensación que experimentará el presidente con la nueva bebida no admitirá objeciones, si se tiene en cuenta la descripción del producto que hizo Fernando Jaramillo, vicepresidente de asuntos corporativos de Bavaria, aunque también tiene un “amargo especial”.

“La probé y nadie discute que es una cerveza de calidad mundial. Tiene un amargo especial, es una cerveza que pasa fácil, que se queda en el paladar con un sabor agradable”, explicó Jaramillo en la emisora.

Claro que también resultará agradable para Duque el hecho de saber que la bebida que prueba está en el medio de un proyecto que busca que, para el año 2020, Boyacá tenga cultivadas 9.000 hectáreas de este tipo de cereal para la elaboración de cerveza industrial con semilla Explorer, de acuerdo con datos de la Gobernación de ese departamento.