Así lo informó el ministro de Salud, Fernando Ruiz, y se trata de una decisión del Gobierno para intentar de frenar aún más la velocidad de contagio. El funcionario explicó que la única condición es quedarse en casa. (Vea también: Aterrizan, en pesos colombianos, cuánto costaría la vacuna contra el COVID-19)

“Esto requiere, obviamente, una capacidad incrementada de pruebas, requiere también tener la posibilidad de tener un aislamiento efectivo, es decir, que la persona se quede los 14 días aisladas. Para ello necesita apoyos importantes, como los financieros”, afirmó Ruiz, citado por CM&.

Según el funcionario, estos auxilios se darán tanto para las personas del régimen contributivo, como del subsidiado, para buscar mayor disciplina y también la posibilidad de estar en casa tranquilos desde el punto de vista económico.

Entre tanto, también quedó definido que en Colombia se dejarán de tomar segundas pruebas a pacientes asintomáticos o con síntomas leves de COVID-19. La decisión se basa en razones científicas.

“Con el diagnóstico es evidente que tenemos la enfermedad y que el curso clínico de la enfermedad, con el respectivo seguimiento médico, puede darnos el punto específico que la persona ya ha salido, ya ha terminado su contagio y puede reintegrarse inmediatamente a la sociedad”, afirmó el ministro de Salud, citado por Noticias Caracol.

Para el epidemiólogo Carlos Álvarez, esta es una buena decisión porque en la evolución de la enfermedad se sabe que una persona normalmente puede transmitir el virus desde dos días antes del inicio de los síntomas hasta más o menos 10 días después de los últimos síntomas.

“Después de eso, ya la persona no es infectante”, sentenció Álvarez, a ese mismo noticiero.