La cifra fue mencionada por Joans Pons, un enfermero que es voluntario en los estudios de la Universidad de Oxford que prueba el antídoto en miles de personas.

“El precio de coste será de alrededor de tres dólares americanos, porque es muy barata de fabricar”, dijo Pons al citar a la universidad en entrevista con Noticias RCN.

En ese sentido, la vacuna contra el COVID-19, que tardaría más de 6 meses en llegar a Colombia, podría costar cerca de 11.000 pesos colombianos, un precio aparentemente asequible para todos.

Ese precio sería económico si la dosis la logra Oxford y la producen los laboratorios Johnson & Johnson y AstraZeneca. Contrario pasaría si la llegan a producir los laboratorios estadounidenses Pfizer, Merck y Moderna, que se niegan a venderla con un precio de costo y pretenden tener millonarias ganancias.

Varias compañías han recibido subvenciones de cientos de millones de dólares del gobierno de Estados Unidos u otros países, pero estos acuerdos no siempre vienen con cláusulas que limitan el precio máximo de las dosis.

“No venderemos al costo”, dijo el presidente de Moderna, Stephen Hoge, en respuesta a una pregunta de un congresista.

Esta compañía de biotecnología ha desarrollado una de las vacunas experimentales más avanzadas, cuyos ensayos de fase 3 comenzarán la próxima semana en 30.000 voluntarios.

La empresa recibió 483 millones de dólares del dinero público de Estados Unidos para financiar la investigación y el desarrollo, pero sin un contrato de suministro para el país, dijo Hoge.

Con AFP.