Se trata del fin del alivio que les permitía a los empleados pagar menos de aporte a pensión durante algunos meses, algo que se vio reflejado en un ‘aumento’ en el sueldo de algunos trabajadores.

Blu Radio menciona que durante algunos meses las personas vieron que se les incrementó la consignación mensual de la empresa, pero esto era algo temporal.

“Era porque no tenían que hacerle ese descuento (el de pensión) y pagárselo al Gobierno, sino que lo que corresponde al trabajador también se suspendió durante algunos meses. Así que esto es importante para el sector pensional del país y para que los empresarios tengan en cuenta que todo vuelve también a la normalidad”, explicó Víctor Grosso, analista de Blu Radio.

En abril pasado, Juan Alberto Londoño, viceministro general de Hacienda, comentó que uno de los costos más altos en las nóminas de las empresas es el pago de pensiones; por esto, con la suspensión, lograrían tener un alivio de caja garantizando que todos los riesgos laborales estén cubiertos y no haya riesgos para la salud, y lo empleados tendrán un alivio en el bolsillo.

El impacto en las nóminas de algunos se conoce previo a que empiecen a reactivarse algunos pagos que fueron suspendidos para generar un alivio en medio de la emergencia. El próximo 31 de julio, por ejemplo, se acaba el periodo que prorrogó el Ministerio de Vivienda para el pago de facturas en 36 meses. El objetivo inicial era beneficiar a los estratos 1 y 2 de Colombia.

Según el diario La República, en el servicio de energía y de gas natural, solo hasta el 31 de julio se mantendrá congelada la tarifa, es decir, es muy posible que en agosto se suban las facturas para dichos servicios, considerados de primera necesidad para los colombianos.